domingo, enero 28, 2007

TERREMOTOS EN JAPÓN. PARTE II

Raquel Méndez



Cuenta la leyenda que un gran pez siluro (pez-gato) o namazu, yace enroscado bajo el mar, y que sobre su espalda descansan las islas que conforman Japón. El Dios Kashima Daimyojin mantiene una gran piedra sobre el pez para impedir que se mueva, pero cuando el Daimyojim se distrae, el siluro se mueve y entonces tiembla la tierra.
..
.
No es leyenda urbana que Japón sufra de constantes seísmos, a veces varios al día de baja escala (http://earthquake.usgs.gov/eqcenter/recenteqsww/Maps/10/140_40_eqs.php), y una gran mayoría imperceptibles para el humano, pero no para los sismógrafos (http://www.jma.go.jp/en/quake/ ). Otros, lamentablemente, de gran fuerza cobrándose la vida de muchos ciudadanos, así como costosos daños materiales. Según la Agencia Meteorológica de Japón (JMA), el año pasado se registraron alrededor de 7.000 temblores de muy baja escala.

El porqué de tanta actividad sísmica, se debe a que Japón conforma parte del anillo o círculo de fuego del Pacífico, el cual es una zona de alta inestabilidad que empieza desde Argentina, Chile y Perú, pasa bordeando la costa occidental de Centro América, subiendo por la costa occidental de California y México, y termina por la costa oriental de Asia hasta Nueva Zelanda. No sé por qué lo llaman “círculo”, porque realmente es un semicírculo. Con una longitud que recorre 120.000 Kms, y que afecta entre 34 países, islas y archipiélagos, dicha zona cuenta con una serie de volcanes activos, y de fallas, lo que en consecuencia arroja que el 90% de los seísmos aparezcan en esta zona, que el 80% de ellos, sean de gran intensidad, y que un 20% de los terremotos ocurran en Japón. A esto habría que sumar el hecho, de ser una zona propensa a la visita de tifones (un promedio de 16 al año).

Estadísticamente, las zonas más afectadas por los temblores son la bahía de Tokio, y el litoral pacífico hasta Kyushu, y en menor grado en las regiones de Nagano y Fukui, así como la mayor parte de los movimientos telúricos que se registran son en la época de primavera y verano.

Es por esa continuidad telúrica, que los japoneses han sabido aprender de ellos, desarrollando técnicas para la detección a tiempo de terremotos y tsunamis, mejoras inmobiliarias para evitar daños físicos o perdidas de habitantes, mejoras en las técnicas de construcción arquitectónica, entrenamiento de equipos de rescate, y fabricación y venta de equipos de supervivencia.

Os voy a explicar algunos de ellos, los cuales son bastantes interesantes, y que nos muestra la tecnológica con la que cuenta, y como afrontan esta problemática.

Antes, me gustaría recordar por qué se producen los terremotos.
La superficie terrestre está conformada por lo que se llaman placas tectónicas, las cuales están sometidas a tensiones. En zonas de roce, cuando la tensión es muy alta, y supera la fuerza de sujeción entre ellas, las placas se mueven, que es lo que conocemos como temblor. En este proceso de movilización de las placas, se libera energía, la cual se mide a través de ondas.

Las ondas pueden ser superficiales, que como su nombre lo indica son las que viajan a través de la superficie, y las centrales que provienen desde la profundidad. Éstas últimas se subdividen en ondas primarias o compresivas (P), y las secundarias o cortantes (S). Las ondas P, son las primeras en llegar a la superficie, ya que son las que desarrollan mayor velocidad, y las primeras que se registran en los sismógrafos. Cuando se produce un terremoto, primero llegan las ondas P, luego las S, y finalmente las superficiales que son las que producen el movimiento en sí.
La energía sísmica liberada en cada terremoto, y que queda registrada en el sismógrafo, es la conocida escala de Ritchter, cuya medición se realiza logarítmicamente del 1 al 9.

Uno de los organismos encargados de la investigación, observación, y prevención de desastres en Japón (mediante el aviso anticipado de un seísmo o tsunami), es la Agencia Meteorológica de Japón (JMA).

Cuenta con una red de 180 sismógrafos, que le permiten la recolección de datos de 3.200 medidores de intensidad de seísmos, en cooperación con entes gubernamentales, y del Instituto Nacional de Investigación para las Ciencias de la Tierra y de la Prevención de Desastres (NIED). Los datos son recogidos del sistema de observación de los fenómenos sísmicos (EPOS), y del Sistema de observación de Tsunamis y Terremotos (ETOS) de los observatorios meteorológicos de las prefecturas de Japón, y del observatorio meteorológico de Okinawa.

Cuando ocurre un terremoto, la JMA inmediatamente emite información del epicentro y de la magnitud del mismo y su intensidad. La información es enviada a las autoridades de prevención de desastres, para que llegue a la población a través de las autoridades locales, y de los medios de comunicación.

El mismo procedimiento ocurre ante la posibilidad de un tsunami, en avisar con antelación especialmente a las regiones costeras, de un potencial tsunami tras haber ocurrido un terremoto, esta prevención se emite a los tres minutos de haberse producido el seísmo.

La JMA, cuenta además con una base de datos de predicción cuantitativa. Ésta, está conformada por alrededor de 100.000 hipotéticos modelos de tsunamis, basados en terremotos de distintas intensidades, con epicentros a distintas profundidades, y en 4.000 puntos distintos de las costas de Japón. Dichos cálculos, arrojan además las alturas esperadas, y el tiempo de llegada en caso de producirse un terremoto.

Esto permite que al producirse un seísmo, la base de datos busque los valores en cuanto a intensidad, y profundidad, para así avisar con antelación de la evacuación de la zona.

Tres minutos es mucho tiempo, tomando en cuenta el plan de evacuación, y la velocidad a la que puede ir un Tsunami, por lo que la JMA ha trabajado en un nuevo sismógrafo, que le permite arrojar esta predicción en el lapso de dos minutos, y se han repartido a lo largo de todo Japón 203 de estos nuevos sismógrafos, que permiten reducir el tiempo de estimación.

Este sistema se ha extendido por el Océano Pacífico entre Filipinas e Indonesia, y proporciona información con la misma finalidad de predicción, y prevén en corto plazo extender este sistema al Mar Amarillo, y a las aguas de Malasia, así como un sistema que mida la intensidad de los terremotos, y relacionados con la formación de tsunamis en el Océano Índico.


En Julio de 2005, Japón inauguró su barco perforador. El “Chikyu” que significa tierra en japonés, es un ambicioso proyecto de un coste aproximado de 500 millones de dólares, y cuyas dimensiones asustan. El Chikyu pesa 57.500 toneladas, 210 metros de longitud, por 38 metros de ancho, y con una torre de 121 metros de altura, que es la encargada de realizar las perforaciones, 150 personas de tripulación, y cuenta con un satélite propio.


La función de este barco, es perforar el lecho marino a 7.000 metros de profundidad y recoger muestras de dicho manto. Su primer viaje experimental, de esta envergadura, la realizará para septiembre de este año 2007 en la depresión de Nakai (600 kms. al sudoeste de Tokio). Al investigar las muestras recogidas, esperan comprender los movimientos de la corteza terrestre, así como todo el mecanismo precedente a estos movimientos, y de los procesos que tienen implicación en el cambio climático.
Quieren además, estudiar la posibilidad de instalar sensores a nivel del manto, lo que permitirá prever en segundos la posibilidad de un terremoto o tsunami.




Esperan que en un futuro, se unan más países a este estudio, a lo que han llamado Programa de taladro Oceánico Integrado (IODP), para promover en el 2010, taladros submarinos en distintas partes del mundo.
El Instituto Nacional de Investigación para la Ciencias de la Tierra y la Prevención de Desastres, desarrolló en el año 2005 una instalación tridimensional a gran escala de pruebas de terremotos, denominadas E-Defensa. Esta consiste en una grande losa de hormigón, que simula terremotos de una magnitud hasta 7, produciendo a su vez los movimientos tridimensionales, de lado a lado, vertical, y de atrás hacia delante, y es capaz de mover edificios de hasta seis plantas.
Esto permite monitorizar el proceso de colapso de los edificios, y así poder diseñar construcciones más resistentes a los terremotos.

Por su parte, la industria japonesa de viviendas desarrolla por cuenta propia técnicas anti sísmicas, y de absorción de los temblores, para que los edificios no se colapsen ante grandes seísmos, colocando acolchados de goma en los pilares de la estructura, con el fin de que absorban las vibraciones, y la colocación de tanques de agua en las azoteas de los edificios con la misma finalidad.
En la costa de Aonae, duramente castigada por el tsunami que golpeó sus costas en 1993, se ha construido un muro barrera de 14 kms. de largo, así como una barrera rompeolas, para la protección de los efectos devastadores de un tsunami.

El Shinkansen, tren bala, cuenta con un sistema de parada automática. La Compañía Central de Ferrocarriles Japoneses, implantó en el año 1992 el sistema UrEDAS (Sistema de detección urgente y alarma ante terremotos). Estos sismógrafos evalúan la intensidad y la localización que puede tener el terremoto, mediante las ondas P. Si el nivel de riesgo es elevado, estos sismógrafos envían una señal a los transformadores del tren para pararlos automáticamente, este proceso sólo dura tres segundos. El nuevo sistema lanzado por la JMA en el 2004, utiliza el mismo sistema pero minimiza el tiempo de 3 segundos a 2 segundos.

El desastre del terremoto de Kobe en el año 1995, no sólo fue debido al terremoto en sí, sino a la serie de incendios y explosiones que se produjeron luego por los escapes de gas. En el año 2001, la compañía de gas de Tokio, instauró el sistema SUPRIME.
Este se basa, en la monitorización de la presión de las zonas residenciales, el cual puede realizar cortes en 3800 puntos simultáneos, ayudando a una disminución de la presión cuando aumente en algunos puntos. Al momento de detectar una fuga, como consecuencia de un terremoto, el sistema marca las zonas afectadas, y se prosigue al corte del suministro. La señal de dicho corte, se envía a través de la línea telefónica.

Japón cuenta además con equipos de grandes rescates (los hombres naranja), cuyo nacimiento fue posterior al terremoto de Kobe, especializados, con un duro entrenamiento enfocado a las actividades de rescate, así como la utilización de equipos de alta tecnología, como la excavadora Sirius, la cual emite ondas electromagnéticas que permiten detectar los latidos del corazón debajo de los escombros. Además cuentan con perros entrenados, los cuales son de una invaluable ayuda en la localización de supervivientes.


El Instituto Internacional de Sistemas de Rescate (IRS), que es una organización sin fines de lucro, lleva a cabo investigaciones en sistemas automatizados y robótica para el salvamento en desastres, y se encuentra tras el desarrollo de helicópteros y globos, sin tripulante, los cuales pueden sobre volar la zona de desastre y emitir información de los daños, y pequeñas terminales caseras que permiten comunicarse con el Instituto si las personas de una casa quedasen atrapadas en los escombros.

Muchas tiendas, cuentan con la venta de material casero de salvamento, se pueden vender sueltos, o en pequeñas mochilas. Las mochilas contienen: una linterna sin pilas, cargable con sólo agitarla, un radio-sirena y móvil sin pilas, que se auto carga dando vueltas a una manivela, agua potable, comida deshidratada, silbato, velas para 100 horas, ropa comprimida, champú para lavarse el pelo sin agua, mascarilla quirúrgica, tijeras, guantes, vendas, pinzas, y un largo etcétera. Además, en las distintas prefecturas existen grupos de voluntarios, que ayudan a las familias a "pegar" sus muebles a las paredes. En web-japan hay un video explicativo sobre ello, que podeís ver aquí: Windows Media Player, o en Real Player.

Un punto interesante, y que me ha llamado la atención durante años, y que quizás le ocurra lo mismo a más de uno de vosotros, es el hecho de por qué las pagodas no se desploman con el impacto de los terremotos y tifones en la tierra nipona. Estas hermosas construcciones de 3 y 5 pisos, han sido testigo por más de 1000 años de la fuerza de la naturaleza, y quizás los misterios revelados son pocos. Tras estas formidables estructuras de madera, se deben guardar aún más secretos, que permanecerán en la oscuridad.

En un artículo aparecido en Nipponia, el arquitecto Ueda Atsushi explica los misterios de las go ju no to (Torres de cinco láminas).
Las conocidas pagodas, fueron construidas en madera. La madera es un elemento flexible, la cual permite que al doblarla con cierta fuerza se doble, pero sin romperse con facilidad. Al cesar la fuerza sobre la madera, ésta vuelve a su estado original. Debido a esta flexibilidad puede absorber la tensión sísmica.

La construcción se ha realizado mediante la inserción de las maderas, es decir no existe un solo clavo en sus maderas, y cada vez que son sometidas a una fuerza telúrica las juntas se unen unas a otras con mucho más fuerza, lo que impide que la fuerza ejercida ascienda por la torre. Estas torres de cinco pisos, cuentan con aproximadamente 1000 juntas o más.

Otro secreto que esconden, en cuanto a su estructura, es el hecho de estar levantadas en láminas en tamaño descendente (vista desde abajo hacia arriba), lo que permite que cada lámina se mueva lenta e independientemente una de otra durante el seísmo, y a su vez se muevan en sentido contrario, así si una de las láminas se mueve a la derecha, la otra se moverá hacia la izquierda, como ejecutando la danza de la serpiente, el mismo principio de equilibrio del juguete yajirobe.

El último elemento estructural, que ayuda a que estos gigantes no caigan es el grueso pilar central que las atraviesa desde la base hasta la salida del techo, denominada shinbashira. Si una de las láminas tiende a salirse de su centro, el shinbashira las vuelve a su lugar. Durante el terremoto, el pilar central también oscila, como si de un péndulo se tratase, permitiendo además aminorar la fuerza del temblor. A este efecto, el autor lo denomina “las bolas de Colón”

Quizás la sabiduría de otros tiempos, haya trascendido en la actualidad, ya que muchos de los nuevos edificios cuentan con este punto de flexibilidad en sus estructuras, que permiten que ante los diarios embates de la naturaleza, los daños materiales y las pérdidas humanas sean menores.
.
.
Créditos de Fotos y otros:
.
* Pagodas. © TADAMINE, MAKI. 2006. JAPAN. http://www.artofjpn.com
.
* Ukiyo-e del SILURO. © Instituto de Investigación Sísmica. Universidad de Tokio.
.
* Wikipedia. www.wikipedia.org
.
*Agencia Meteorológica de Japón. Informe 2006 de actividades realizadas. http://www.jma.go.jp/jma/indexe.html
.
* Google Imágenes.
.
* NIPPONIA N0 33. © "Conviviendo con los Terremotos". 2005. Japón.
.
* Video. © Web Japan. www.web-japan.org
.
* Shinkansen. © Gard Karlsen. www.gardkarlsen.com
.
* Bibliografía. NIPPONIA No. 33. " Conviviendo con los Terremotos". 2005. Japón.
.
.

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger macky said...

Ciao! Non ho capito la lingua Spagnola, ma questo blog 'e excellente!!!

2:53 p. m.  
Blogger Akiko y Raquel said...

Bellino!!!! =O)

Ma che bella sorpresa!!

Non so perché ti litighi con lo spagnolo =O), guardati sai benissimo l'italiano, lo spagnolo è lo stesso ti lo giuro =O)).

Vabbè, in qualche senso, grazie mile per i tuoi complimenti su il blog, e per essere qui. =O))

Un bacione carino,=O)
Ja mata ne
Raquel

10:01 p. m.  
Blogger Gissella said...

Valla, valla, cada vez que publicaís algo en el blog me dejan alusinada, y creo que también a todos los que lo leen.

Es verdaderamente admirable la pasión y dedicación que le poneís a este blog. ( y no es que te sobre tiempo Raquel, por que ya se que tienes la semana super llena.
Yo prometo seguir leyendo este espacio,y que también es el espacio de todas la personas que le encanta la cultura japonesa.
Besitos.
Gissella

3:27 p. m.  
Blogger Akiko y Raquel said...

Hola Gissella,

Gracias por tu alentador comentario. Me gratifica, que te guste el espacio. =O)

Espero que cumplas la promesa de seguir leyéndonos =O)), nosotras por nuestra parte, intentaremos no decepcionarte con el material publicado =O)).

Jeje, si bien es cierto que voy a tope, al principio perdía muchas horas en trayectos de desplazamiento, ahora le he encontrado una utilidad a esas horas vacias, empaparme leyendo aspectos de esta apasionante cultura, y dejarlo aquí plasmado para vosotros =O), y lo escribo a ratitos, por eso tardo tanto en subir un post. =Op

Un besazo, y una fort abraçada. =O)
Raquel

9:10 a. m.  
Blogger MVB said...

FELICITACIONES.
HOla soy de Chile y trabajo ahora en un proyecto para la Protección Civil, de nuestro país.Es una poyecto que quiero presentar a algunas autoridades. Este 27 de Febrero ha ocurrido un gran sismo en mi país, y ha quedado de manifiesto grandes fallas del organismo de seguiridad. He leído con mucha atención y no sólo una sino varias veces tu artículoy es sencillamente extraordinario. Es lo que busco, los modelos Japoneses en la Prevrención y manejo de Desastres.
Es posible que pueda tener tu mail para poderme contactar contigo y ver si me puedes enviar información respecto a este tema.
Créeme que me servira mucho, en realidad demasiado.Requiero Raquel, de tu valiosa ayuda.
Desde ya muchas Gracias.
Un saludo muy afectuoso desde Viña del Mar, Chile;

Mauricio Velásquez Briceño
mjvelasquezb@gmail.com

12:24 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola soy de Ecuador, realmente es muy interesante saber de Japon, me encantan muchas cosas de por allá, sigue adelante y espero puedas enviarme lo que desees sera de mucha ayuda ya que trabajo salvando vidas, mi profesion es hermosa soy Bombero y mi preocupacion por el bienestar de las personas es inmenso de pronto tu puedas ayudarme con un proyecto ya que tu tienes mucha experiencia en aquello te lo agradeceria escribeme por favor a mi mail, edi_504_@hotmail.com CUERPO DE BOMBEROS QUITO ECUADOR

11:56 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

carajooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo tu mama te va a pegar

2:56 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home